Sandalias romanas o de gladiador, así se llevan

Sandalias romanas o de gladiador, así se llevan

Hace ya casi una década desde que las sandalias romanas (cuyo origen se remonta, como indica su nombre, a la época de los romanos aunque ya las calzaran los griegos previamente) fueron el calzado estrella del verano. Por aquel entonces, las firmas se llenaron de propuestas de las también conocidas como sandalias de gladiador que iban desde el tobillo, en sus versiones mas discretas, hasta las que subían a las rodillas y casi los muslos y componían la opción más maximalista de las mismas.

Al igual que sucede con muchas tendencias que pegan tan fuerte, las sandalias romanas quedaron relegadas al segundo plano frente a otros modelos. Aunque siguieran algo presentes, su momento de máximo esplendor parecía haber pasado, hasta ahora. Si bien este año no se erigen como la única opción y las tendencias en sandalias son tan amplias que cuesta elegir un único par, las sandalias romanas regresan, tal y como han vaticinado algunas firmas como Dior, Ports 1961, Chloé o Blumarine.

Estas se llevan especialmente en sus versiones planas planísimas, con tiras algo más finas que anteriormente y en colores altamente combinables como negro, marrón o beige, frente a las opciones de tachuelas, metalizadas o con colores flúor que vimos arrasar allá por 2010.



La versatilidad de las mismas sigue siendo innegable. Las sandalias romanas son capaces de encajar desde con los shorts más mínimos hasta con vestidos largos y fluidos, tal y como demuestran las prescriptoras de estilo internacionales.







Las opciones que pueden encontrarse en las firmas de moda son, además, de lo más diversas, siendo casi imposible no encontrar unas sandalias romanas para cada estilo, incluso para aquellas que busquen que cuenten con plataforma o tacón.

Comprar

Comprar

Comprar

Comprar

Comprar




Fuente: Leer Artículo Completo