Sara Carbonero ha caído en la tentación del vestido amarillo por una buena razón: rejuvenece tanto si tienes 30 como si ya no cumples 50 (y está de rebajas)

Sara Carbonero ha caído en la tentación del vestido amarillo por una buena razón: rejuvenece tanto si tienes 30 como si ya no cumples 50 (y está de rebajas)

Comienza la caza y captura del vestido amarillo, una de las piezas más deseadas de la primavera y el verano y, por algún motivo que desconocemos, aún demasiado escasa en las colecciones del low cost. Cada verano sucede lo mismo: se agotan en un abrir y cerrar de ojos los vestidos amarillos que llegan a tienda ante la increíble demanda de las compradoras. Este diseño que lleva Sara Carbonero es particularmente interesante, empezando por el tono de amarillo, dentro de la paleta de los tonos tierra que le gustan tanto a la periodista. Con el bronceado que ya tenemos o que vendrá queda maravillosamente bien. Y, atentas ‘shoppers’, ¡está de rebajas en Slowlove!

El vestido amarillo que ya está haciendo furor en el perfil de Instagram de Sara Escudero está en la tienda online de su marca, Slowlove, y tiene un descuento interesante en todas las tallas (hasta la L): costaba 79,99 euros y ahora te lo llevas a casa por 59,99 euros. Es que no le falta detalle: el largo midi que tanto nos gusta a casi todas, una mini manga estratégicamente colocada para darle un toque romántico ‘on point’ y un precioso escote cuadrado. Por si no lo habías notado, da igual si tienes 20 o 50: este vestido amarillo rejuvenece tanto por su color como por su forma.

Tenemos que comentar dos detalles más de este vestido amarillo que no pueden pasar inadvertidos, ya que tienen mucho que ver con la esencia de la marca de Sara Carbonero. Por una parte, el cuidado a los detalles: los botones de madera son siempre de agradecer como puntualización rústica. Por otra, la falda evasé organizada en volantes, tan favorecedora a la hora de disminuir ópticamente las caderas Y, además, la prenda está confeccionada con viscosa sostenible. A por él, amigas.

Fuente: Leer Artículo Completo