Sastrería deportiva: cuando la elegancia y el deporte se alían

Sastrería deportiva: cuando la elegancia y el deporte se alían

Pensar en una blazer es, indiscutiblemente, sinónimo de pensar en los estilismos más propios de los looks de trabajo. Esta asociación poca relación guarda con la historia original de la prenda, que se remonta al año 1937, cuando el capitán HMS Blazer quiso dar la bienvenida a la reina Victoria por todo lo alto vistiendo a su tripulación con chaquetas cruzadas en color azul marino, completadas con botones de latón de la Marina Real.

Si bien su legado, con el nombre homónimo del capitán, se ha extendido con el paso de los años como la pólvora, su inicial puesta en escena, que se incluía como parte de los estilismos típicos de los uniformes, ha variado también en presencia. Acostumbrados a ver a la blazer acompañando a pantalones sastre o a jeans que completan cualquier working girl look, ahora parece haberse apropiado también de otro de los terrenos que, probablemente, hace dos años no llegaríamos a imaginar: el deporte.

Aunque hemos visto ya como grandes referencias de moda, como Lady Di, han combinado con estilo esta prenda en outfits muy diversos, llegar a pensar que ahora se colaría en nuestro armario a propósito para recrear estos conjuntos es algo que parecía, casi, imposible. Pero la moda siempre sorprende y se reinventa constantemente para recordarnos que, cualquier combinación, tiene cabida.

Así, las mallas de ciclista que tanta fuera cobraron en 2019 vuelven a mezclarse ahora en looks con blazers. Como si 2019 ya se estuviera adelantando a las pautas que un 2020 extraordinario nos dictaría. Porque si la comodidad se ha instalado en nuestros vestidores, cabe destacar también que, ya que está, viene esta temporada incorporándose a extravagantes alternativas de conjuntos.

La apuesta ganadora pasa, además, por escoger las americanas en su versión extrema: XL y con hombreras, como iconos de estilo como Hailey Bieber también nos han enseñado. Y lo mejor, cualquier calzado es apto para completar el look: desde botas altas hasta zapatillas de deporte o sandalias de tacón.

Las opciones son múltiples y variadas.
Uno de los combos de estilo invernales más idóneos pasa por alternar prendas sofisticadas con otras más sport sin dejar de lado la comodidad. Basta con apostar por mallas sencillas negras, con botas, jersey XL y blazer XXL crean una ecuación que promete, siempre, ser un éxito.

También estilos más atrevidos, pero más fáciles de vestir como un vestido sencillo deportivo, unas botas altas de tacón y una blazer con hombreras oversize consigue crear un look perfecto en tan solo tres piezas. ¿El resultado? Un outfit propio de la mirada de los fotógrafos que persiguen el street-style más comentado.

Además, el poder de la blazer coordina a la perfección con una de las tendencias que arrasó los dos últimos años: las mallas de ciclista. Si bien esta pieza recobra ahora incluso más sentido gracias al auge de la moda deportiva en 2020, su puesta en escena con piezas más sofisticadas, como unas sandalias de red y complementos estructurados, cautiva cualquier mirada y se convierte en el look protagonista allá donde vaya.

Queda claro: el upcylcing millenial ha venido para quedarse.

¡Lo quiero!

¡La quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Las quiero!

¡La quiero!

¡Lo quiero!

¡Las quiero!

¡Las quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡Los quiero!

¡Las quiero!

¡La quiero!

¡Lo quiero!

¡Los quiero!

¡Las quiero!

Fuente: Leer Artículo Completo