Seis pequeñas marcas españolas y sostenibles que hay que tener en el radar

Seis pequeñas marcas españolas y sostenibles que hay que tener en el radar

La sostenibilidad es una promesa tan masticada en la industria de la moda que en ocasiones suena a utopía. Y aunque queda mucho (mucho) por hacer, una serie de pequeñas marcas están conformando un nuevo “hecho en España” con una respuesta real al desafío y una manera de hacer las cosas más responsable, con las personas y el planeta. Firmas como The Cut Project y sus zapatillas verdes, Sur Sac y sus bolsos hechos con materiales biodegradables, o Neutrale, con sus camisetas de algodón reciclado y tinte natural. Todas ellas han nacido de una reflexión sobre el impacto medioambiental y social que tiene la ropa, comprometidas activamente en la reducción de su huella ecológica y con un prometedor objetivo: consumir menos, consumir mejor.

He aquí seis grandes ejemplos de esta nueva y prometedora moda española:

The Cut Project: las zapatillas “verdes”

Reconocibles a simple vista por su gruesa plataforma y su estética vanguardista, detrás del diseño de estas zapatillas verdes está Antonio Marcos, un diseñador que ha pasado por grandes talleres de diseño como Oscar de la Renta, Loewe, Carolina Herrera o Massimo Dutti. The Cut Project tiene una clara vocación medioambiental: utiliza tejidos fabricados en España y pieles italianas de curación vegetal, que aseguran una alta calidad y una forma de hacer más natural y respetuosa con el medio ambiente: “Los taninos vegetales procedentes de plantas como la acacia, el roble o el castaño dotan a nuestras pieles de un aspecto natural que mejora con el tiempo y que además elimina el uso de químicos contaminantes en el proceso de fabricación”, explican en la firma.

“El lujo es también saber que nuestros artesanos trabajan en unas condiciones óptimas y que comparten con nosotros los mismos valores de respeto,  honestidad y sostenibilidad. Estamos orgullosos de fabricar en cercanía y de poder garantizar la trazabilidad de nuestros materiales”, dicen en la marca.

Sur Sac: bio-bolsos de diseño

Diseñados y fabricados en Barcelona, estos bolsos guardan un diseño contemporáneo y atemporal al mismo tiempo, por lo que aseguran una vida útil muy larga en el armario. La filosofía de la marca, fundada por Ana Gallego, reivindica el papel de la industria local con piezas hechas a mano con pasión, dedicación y saber hacer. Su pieza más sostenible se llama Her: un bolso rígido en forma de caja realizado en PLA, un material biodegradable de origen vegetal. Está hecho con 63 piezas de color ambarino, impresas en 3D. Cada una de ellas se trabaja después manualmente aportar suavidad, calidez y un acabado vintage: se lijan, se limpian, se ventilan y se rehidratan con ceras vegetales orgánicas y locales. Una vez pulidas, las piezas se ensamblan en un tejido flexible también impreso en 3D; de este modo, se le aporta rigidez y consistencia sin perder ligereza. El tiempo de impresión son de 26 horas, con una postproducción de 30 horas.El bolso se realiza por encargo, viene numerado y tiene la posibilidad de personalizarse con las iniciales.

Neutrale: las camisetas perfectas de algodón reciclado y tinte natural

Neutrale es una marca sostenible con sede en Madrid, creada en 2018 por tres amigos, Jaime Gil, Nacho Aragón y Rodrigo Fernández, recién licenciados en administración de empresas, y su intención es ser parte activa de un cambio en la industria textil. “Creamos prendas, accesorios y objetos básicos para el día a día. Nuestro propósito es diseñar productos atemporales que vivan fuera del extenuante ruido de la destructiva rueda de la moda. Nuestra estética mediterránea nos recuerda valorar lo que tenemos, cuidar lo que nos rodea y rendirnos a la sencillez de su belleza”, explican en la marca. Sus productos están elaborados con materiales orgánicos, naturales y reciclados. No trabajan con colecciones al uso ni hacen rebajas de temporada: “Para nosotros, esto es parte de la interminable "carrera de ratas" de la moda –un término que viene del inglés rat-race, que se refiere a una búsqueda interminable, contraproducente o inútil–, que ha tenido un efecto devastador en nuestro medio ambiente. Creemos en un consumo consciente, ofreciendo productos de calidad duraderos con una huella pequeña. Adoptamos el lema: Menos, pero mejor”, cuentan en la firma.

Su dirección es la de la economía circular sin repudio. Utilizando algodón orgánico (con certificado GOTS) reducen su consumo de agua en un 91%, eliminando también el uso de químicos durante el proceso de producción. Su producción se queda en España y Portugal, reduciendo así el impacto en el transporte. El embalaje está hecho de papel reciclado y las bolsas de envío son biodegradables. Ambos se pueden reciclar fácilmente.

Rrroad: jerséis buenos, bonitos y para siempre

“Somos una marca de ropa que nace con un objetivo claro: convertirnos en una herramienta efectiva para luchar contra el cambio climático”, explican en la marca. Esto se traduce en una apuesta decidida por la reducción, la reutilización y el reciclaje de las materias primas (de ahí las tres erres de su nombre), pero también por un enfoque que se sale de lo convencional. Rrroad no hace ropa por temporadas, ni de tendencia. Lo que hacen son básicos perfectos (jerséis, camisetas, camisas y alguna chaqueta) que duren en el tiempo, no pasen de moda y se puedan utilizar durante muchos años. Sus fundadores, Nico Yllera y Pepe Otaola, creen en crear un armario transversal en el que sea cada uno quien aporte el estilo que quiera a la ropa.

Un buen ejemplo es su jersey Sahel (“representa nuestra visión de la moda: gran calidad, perdurabilidad y de una elegancia sutil y tranquila”), unisex 100% reciclado y con un diseño inspirado en la tradición marítima, confeccionado en punto inglés grueso y manga larga ranglan: “O lo que es lo mismo, un jersey que queda bien a todo el mundo y que lo usarás la mayor parte del año”, describen en la firma. “Queríamos que fuera cómodo, que te sintieras bien con él, arropado por el algodón y protegido por su punto grueso. Con una estructura fácilmente adaptable a diferentes tipos de cuerpo, conseguimos que trascienda la barrera de los géneros y quede igual de bien a hombres y mujeres”.

Ecoalf: sudaderas y pantalones hechos con redes de pesca

Fundada en 2009 por Javier Goyeneche (fundador de Fun & Basics) es la marca española referente en sostenibilidad en medio mundo. El famoso eslogan de la marca ("Because there is not planet B") resume a la perfección su vocación sostenible: todas sus prendas están basadas en la economía circular y producidas a partir del plástico redes de pesca extraídas del mar: transforman estos residuos en materiales de alta tecnología y, después, en ropa.

Además de su diseño contemporáneo, sin estridencias y muy duraderas (lo que muchos llaman el armario “consciente”), la marca se esfuerza en compartir información valiosa para su compromiso: por ejemplo, en su colección de sudaderas para el otoño que viene han ahorrado 663 millones de litros de agua. Este mismo año han cerrado una colaboración con la modelo Blanca Padilla para una colección cápsula.

The Label Edition: las blusas románticas de kilómetro (casi) cero

Fundada en Barcelona en 2019 por dos emprendedoras (Véronique Vaillant von Siebenthal y Laura Johansson), esta marca huye del concepto tradicional de rebajas y temporadas. Lanzan sus prendas en cápsulas de edición limitada (los “drops” que ahora están tan de moda), y algunas piezas se adelantan con pre-order (un sistema de reserva previa a la producción), con lo que se evitan sobreproducir en exceso. Se precian, también, en producir con talleres locales, lo que les ayuda a reducir la huella de carbono y controlar de cerca los procesos de producción, asegurando unas condiciones de trabajo adecuadas para los empleados.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo