Adrián se emociona al recordar el episodio más duro de su vida

Adrián se emociona al recordar el episodio más duro de su vida

  • ‘Secret Story’ anónimos: descubre todos sus concursantes y las novedades de esta primera edición con personas desconocidas
  • Conchita Wurst se ‘cuela’ en ‘Secret Story’ anónimos
  • ‘Secret Story’ anónimos: todos los secretos que están en juego

    La edición de ‘Secret Story’ con personas anónimas ha comenzado y ya ha dejado algunos grandes momentos. La primera gala nos ha servido para conocer un poco más a las 16 personas que tendrán que convivir juntas en la casa de los secretos. Unos concursantes que tiene grandes historias detrás, algunas de ellas muy trágicas, como la que ha narrado Adrián, que no pudo evitar derrumbarse nada más poner un pie en la casa de Guadalix de la Sierra tras contar el momento que más ha marcado su vida.

    El joven de 27 años ha reconocido que en estos momentos está opositando para ser profesor de primaria y ha confesado que, de la noche a la mañana, tuvo que ver cómo su vida cambiaba para siempre. «Mi forma de actuar y pensar cambió a raíz de 2014 cuando un amigo falleció en un accidente de tráfico», ha desvelado completamente emocionado en su vídeo de presentación.

    El joven ha reconocido que él era su mejor amigo y su compañero de piso. «Todo lo que hago va en recuerdo para él porque sé que hubiese estado apoyándome en todo lo que hiciera y la mayoría del camino lo hubiéramos hecho juntos», ha indicado reconociendo que ese mismo día habían hablado para quedar pero él no pudo. «Aprendí una lección de vida muy grande aunque el precio ha sido muy elevado«.

    Sin duda, una dura historia que ha provocado que termine derrumbándose con Carlos Sobera. Además, ha reconocido que, a pesar de que él tiene mucho pánico a las agujas, no dudó en hacerse un tatuaje en recuerdo a él. «Le dije que tenía que pasar algo muy gordo para que yo me hiciese uno y cuando falleció me lo hice», ha indicado.

    Tras recordar este duro episodio de su vida, Adrián ha tenido que hacer a un difícil reto, y es que tenía que decidir si quería irse en esos momentos con un maletín que contenía 40.000 euros o prefería quedarse para concursar. Una decisión que él ha tenido clara desde el primer momento: quiere vivir la experiencia, y menos mal, porque esto era tan solo un reto del programa para sacar su verdadera personalidad, y es que en realidad… ¡el maletín estaba vacío!

    Fuente: Leer Artículo Completo