‘Amor a segunda vista’, el avance semanal: Inocente o culpable

‘Amor a segunda vista’, el avance semanal: Inocente o culpable

  • El avance semana de los capítulos de Amor a segunda vista
  • Qué pasó la semana pasada en Amor a segunda vista: A la cárcel.
  • Amor a segunda vista: todo sobre la serie

        Después de haberse entregado voluntariamente a la justicia y haber terminado de una vez por todas con su absurda huida, Sevket se enfrenta al juicio donde tendrá que rendir cuentas por todos los delitos que ha ido cometiendo a lo largo de su vida. Mientras el hombre declara ante el tribunal y espera la resolución, su familia aguarda con nerviosismo detrás de él.

        De repente, el juez comienza a enumerar todas las causas por las que está siendo procesado y todos creen que al marinero, nada, ni nadie, lo va a librar de prisión. Sin embargo, se decide desestimar los cargos y el hombre es puesto en libertad. Eso sí, deberá pagar una multa por su fuga de prisión. Ahora sí, los Taskin y los Sekercizade tienen mucho que celebrar.

        Después, ambas familias se marchan a celebrar la liberación de Sevket. Incluso, Dilber, ameniza el encuentro con su música. Zeynep, por su parte, está muy feliz de tener a su padre con ellos nuevamente, pero no puede evitar sentir preocupación por sus propios problemas. Estos tiene nombre propio y es Ertan.

        Ertan sigue empeñado en conseguir la custodia de Selim

        El hombre sigue empeñado en quitarles la custodia de Selim y la mujer teme que, a base de artimañas y mentiras, lo consiga. Por si esto fuera poco, su embarazo no está siendo nada fácil y tiene un antojo detrás de otros. Parece que la niña saldrá algo caprichosa. Aunque el que peor lo está pasando es Fatih, que se deja la piel para complacer los deseos de su esposa.

        Por otro lado, Orhan está comportándose de forma muy insistente con Selin desde que esta aceptó que tuvieran un hijo pronto. “Tenemos un asunto pendiente, no lo olvides”, comenta él mientras bailan una pieza en la fiesta. Ella le pide algo de tiempo: “No me presiones, dame un respiro y no me hagas arrepentirme de lo que te dije”.



        Fuente: Leer Artículo Completo