Cegados por la ambición; ‘Tierra amarga‘

Cegados por la ambición; ‘Tierra amarga‘

QUÉ HA PASADO

• Yilmaz empieza a salir con la nueva doctora Müjgan.

• Çengaver arma una pelea.

• Hünkar encarga una misión a su fiel empleado Gaffur.

• Demir regresa a la mansión tras estar en el hospital.

La estancia de Demir en prisión no está siendo muy agradable. Ya han pasado varios días desde que la policía lo detuvo por el asesinato de Said y, aunque no hay ninguna prueba contundente en su contra, se niegan a soltarlo hasta que se realice un juicio justo. Sin embargo, entre rejas, también su apellido causa temor y admiracióna partes iguales, por lo que sus compañeros de celda se deshacen en halagos para con él.

Para agradecer las muestras de afecto, el nuevo reo soborna a uno de los celadores para que les traigan una televisión. Los reclusos estallan de alegría al ver el aparato entrar en el lugar donde llevan aislados del mundo tanto tiempo.

Por su parte, Hünkar se desespera pensando en el encierro de su vástago y, dispuesta a sacarlo de prisión, hace llamar a Gaffur para ofrecerle un trato: “Te daré las tierras que son de mi familia y que están al norte de Çukurova, además de cincuenta mil liras y todos los lujos que quieras. Te convertirásen un señor rico”. Al capataz le brillan los ojos de la ambición, pero no es tonto y sabe que su patrona se trae algo entre manos. Tras preguntarle qué quiere a cambio, recibe la respuesta más inesperada: “Te declararás culpable por el crimen que imputan a mi hijo y pasarás dos años en prisión”. Tras pensarlo, el hombre se lo cuenta a Saniye.

Su esposa le insta a aceptar: “Será poco tiempo en la cárcel y después seremos millonarios”. No obstante, su sueño de convertirse en parte de la alta sociedad de la zona se vieneabajo cuando Demir, desde los calabozos de la comisaría, comunica que no acepta la propuesta de su madre: “Yo no maté a nadie y no dejaré que otro cargue con la culpa”. En este caso, dice la verdad.

Después de mucho investigar, Fekeli descubre que el verdadero asesino de Said fue su primo, un joven llamado Bekir que asegura que la muerte fue accidental: “Discutimos por problemas de dinero y perdí el control. Lo siento mucho, en realidad nunca quise hacerle daño a nadie”. La excusa no evita que Ali lo lleve a rastras ante la fiscalía, logrando así que Yaman sea liberado ese mismo día. Yilmaz no está de acuerdo con lo que hizo su padrino, pues le reprocha que haya dejado libre a un hombre que, si bien no realizó tan terrible acto, ha cometido otros delitos. El señor trata de que su ahijado recupere la cordura: “Si le dejamos toda su vida entre rejas siendo inocente, actuaríamos como él y es algo que no quiero”.

Al caer la noche, Demir regresa a la mansión. Toda su familia lo recibe con los brazos abiertos. Pero la paz que reina en la casa se termina cuando Hünkar le reprocha que mintiera hace años sobre la muerte de su progenitor. “Dijiste que Fekeli le disparó cuando él no tenía un arma y mentiste. Hiciste que ese hombre pasara dos décadas en la cárcel cuando no se lo merecía”, le espeta a su hijo. Este, harto de tantos reproches, hace sus maletas y se marcha del hogar con Züleyha. Su esposa, aunque no entiende nada, acata sus órdenes y ambos pasan la madrugada en un hotel junto con su pequeño Adnan.

Quien si está aprovechando mejor las últimas horas del día es Yilmaz. El joven organiza una cena para Müjgan en su casa. La velada va a las mil maravillas y la conexión entre ambos es innegable. Incluso, él se abre y le cuenta cuánto ha sufrido por amor estos últimos meses, pero sin decirle quién es su amada “¿Crees que se puede querer de nuevo cuando has deseado tanto a alguien?”, le pregunta a la doctora.

Fuente: Leer Artículo Completo