‘Distancia de rescate’: el estreno de la película de María Valverde en Netflix

‘Distancia de rescate’: el estreno de la película de María Valverde en Netflix

  • ‘Distancia de rescate’ es la película de estreno de la semana en Netflix.
  • Las películas de estreno de Netflix de 2021.
  • ‘Fuimos canciones’: la otra película de María Valverde en Netflix.

    Una joven madre asustada llamada Amanda (María Valverde) es arrastrada de espaldas por un oscuro pantano. Gusanos que están por todas partes dentro del cuerpo. «Tienes que entender lo que es importante«, le susurra el preadolescente David (Emilio Vodanovich) en su canal auditivo. «¿Dónde está mi hija?» pregunta Amanda. Eso no es importante. La bella Carola (Dolores Fonzi) asoma la cabeza por la ventanilla de un coche, con su pelo rubio rizado atrapado por el viento.

    Adaptación de la novela homónima de Samanta Schweblin de 2014, Distancia de rescate, de Claudia Llosa, es un thriller cuya trama no es un rompecabezas que haya que resolver, aunque su estructura se arremolina con pistas que David diagnostica urgentemente por su relevancia, como si nos instruyera sobre cómo ver una historia que ha visto muchas veces antes.

    ‘Distancia de rescate’: crítica

    Todo es bastante simple a grandes rasgos, y parecería aún más sencillo si tuviéramos la capacidad de dar un paso atrás y ver el panorama general. Amanda, una milenaria cosmopolita que presumiblemente vive en Buenos Aires, lleva a su hija Nina (Guillermina Sorribes Liotta), de cinco años, a un viaje de chicas a un idílico pueblo agrícola argentino. Allí conoce a Carola, un poco mayor, una chica de campo cuyo bikini dorado y mirada desafiante sugieren una desconexión espiritual con la tierra. Es una fashionista natural que vive en el tipo de lugar donde se necesita una excusa para ser glamurosa; en los años transcurridos desde que su marido perdió la granja, Carola ha dedicado su vida a buscar una.

    Amanda se siente atraída por ella. La turista establece un vínculo con la belleza local al confesar su mayor ansiedad paternal: Se refiere a ella como «la distancia de rescate», que resulta ser el título en español del libro de Schweblin. «El hilo que me une a mi hija. Me paso la mitad del tiempo calculando esa distancia, pero siempre me arriesgo más de lo que debería«, suspira, con un ojo fijo en Nina mientras corre por el borde de una piscina. «¿Por qué las madres siempre imaginan lo peor que puede pasar?«.

    Es un momento típico en medio de una película que se hace constantemente preguntas retóricas. Nos hace tantear el terreno en busca de la fea verdad, con miedo a lo que podamos encontrar. Tal vez las madres imaginen lo peor que podría pasar para poder engañarse a sí mismas pensando que pueden imaginar lo peor que puede pasar. Algunas películas son tan evidentemente el producto del miedo de los padres que podrían servir como anuncios de nacimiento; Llosa hizo esta después de tener su segundo hijo.

    Carola no comparte las preocupaciones de Amanda, porque ya no le importa su hijo David. «Ya no me pertenece«, afirma rotundamente. Amanda dice que «un hijo es para siempre», pero Carola no está de acuerdo. Revela que su hijo enfermó hace unos años y que una mística local cambió parte del espíritu de David a otro cuerpo para mitigar las toxinas. Desde entonces, la mitad de su alma ha albergado a otra persona; una perfecta desconocida que vive dentro del que fuera el hijo de Carola. Amanda se siente sacudida por esta metáfora demasiado perfecta del horror agridulce de ver a su hijo convertirse en su propia persona, de contemplar impotente cómo viaja fuera de la distancia de rescate. Pero entonces Nina también cae enferma.

    Si la versión cinematográfica de Distancia de rescate no infunde el mismo grado de miedo palpable que este material ha tenido en el pasado, encuentra sin embargo otras maneras de ponerte de los nervios. Desde el momento en que Amanda invoca por primera vez la distancia de rescate, Llosa mantiene un firme control sobre la idea de una cuerda como algo que puede conectar a un padre con su hijo, pero también algo que puede estrangularlos a ambos si no se le da suficiente holgura.

    A pesar de su relativa lucidez, arde con la locura de amar a alguien demasiado para dejarlo ir. El enfoque no lineal de la película no es emocionante en sí mismo, pero habla de cómo los padres siempre miran a sus hijos a través de la lente de lo que esos niños solían ser, incluso cuando eso hace que sea muy difícil ver en lo que se han convertido, o lo que realmente está amenazando con matarlos. Y a medida que la película se sumerge en las aguas del eco-horror muy específico que la inspiró, Llosa la empuja con fuerza hacia la oscura comprensión de que la mayoría de los padres están tan centrados en hacia dónde van sus hijos que no vemos los peligros de donde ya han estado. Sólo tememos lo que podemos imaginar, y a veces nuestros ojos no son suficientes para verlo.


    Fuente: Leer Artículo Completo