“Doctor, no me puedo morir”; ‘Mujer’

“Doctor, no me puedo morir”; ‘Mujer’

QUÉ HA PASADO

• Bahar se queda de piedra al recibir el móvil de Sarp.

• Sinan y Jale se besan.

Cuando lee los mensajes del móvil de Sarp, Bahar empieza a gritar como loca y tira todos los muebles al suelo. Ceyda llega a regañarla por armar tanto escándalo, pero al ver su estado acepta quedarse con ella. “Todo fue una mentira. Mi marido tenía una amante”, se desahoga. Y añade: “A ella también la llamaba hermosa mía”.

A Hatice se le infecta la cicatriz y Jale acude a su casa a curarla. Bora la acompaña y como la mujer recibe una llamada para que vaya de urgencia al hospital, Sirin debe llevar al pequeño al colegio. Allí, se encuentra con Doruk y Nisan. Al ver que se bajan del coche de Arif, comienza a pensar que Bahar mantiene una relación con él.

Hikmet llega y se enfrenta a Ceyda. Sorprendentemente, Bahar sale a defenderla y lo amenaza con llamar a Umran: “Si vuelves a golpearla, tu esposa sabrá que estás siéndole infiel. Se lo he contado a una amiga, y si a mí o a mis hijos nos pasa algo lo hará ella”. Sirin vuelve al humilde barrio donde vive Bahar y, bajo el nombre de Melek, se acerca a Arif con la excusa de que busca un apartamento. A su vuelta a casa, la joven se enfrenta al interrogatorio de Hatice, que sospecha que ha estado en Tarlabasi. “Es cierto. Fui allí, pero solo para acompañar a mi novio”, miente Sirin.

Bahar sufre un atraco cuando está sacando dinero del cajero. Primero llama a Enver para pedirle ayuda, pero como este no contesta, recurre a Arif. Por primera vez, él no se comporta de manera arisca y, además de curar sus rasguños e invitarla a cenar, la cubre ante Yusuf asegurando que ya ha pagado el alquiler.

Los asaltantes de Bahar son detenidos

Al día siguiente, la policía informa a Bahar de que ya han detenido a los ladrones. Sin embargo, no todo son buenas noticias ya que Jale la cita en el hospital: “Tu cuerpo tiene poca sangre”. Acto seguido, Sinan le realiza un análisis de médula ósea: “Padeces anemia aplásica y debes iniciar untratamiento mientras encontramos un donante compatible”.


Yeliz, por su parte, está convencida de que su esposo está engañándola y llora cada vez que lo piensa. Bersan se cuela en la casa de Bahar y guarda un paquete en una de sus cajas. Al salir, se cruza con Arif. “Son inocentes. No quiero que te acerques a ellos nunca más”, advierte él. Enver echa de menos a Nisan y Doruk y decide ir a visitarlos. Los niños se ponen felices, pero Bahar se muestra fría: “No contestaste a mis llamadas cuando tenía problemas. Comprendí que estoy sola”.

Para colmo, Sirin sigue acosándola con llamadas y cuando contesta oye una canción muy especial: la que le dedicó Sarp durante la celebración de su último cumpleaños. Pasan los días y, ante sus continuos desmayos y malestar, Bahar al fin decide ir al hospital a tratarse. “No puedo morir, soy madre. Mis dos hijos solo me tienen a mí”, explica muy emocionada a Sinan.

Ajena a esto, Nisan disfruta del acto de premiación del concurso de redacción y, como ganadora, recibe un ordenador. Enver no duda en acompañarla y a la salida se sienta en un parque para leer el diario que encontró escondido en la habitación de Sirin.

Fuente: Leer Artículo Completo