Fabiana y el saxofonista; ‘Acacias 38’

Fabiana y el saxofonista; ‘Acacias 38’

QUÉ HA PASADO

• Natalia intenta seducir a Antoñito delante de Lolita.

• Marcos detalla a Felicia cómo fue su vida en México.

• Anabel y Miguel se dan un beso por primera vez.

Genoveva escucha una conversación entre Ramón y su esposo por la que confirma que el segundo está realmente amnésico. Sabiendo que la oportunidad que tiene para ser feliz con él es real, decide abrirle su corazón. “Eres el hombre a quien más he amado en mi vida y creo que nunca llegaré a querer a alguien así”, asegura.

El abogado, emocionado por las palabras, le propone revivir su luna de miel: “Creo que eso nos acercaría aún más. Además,nos merecemos un descanso después de todo lo que pasamos”. La señora, muy hábil, le sugiere que mejor escojan un destino diferente para evitar que recupere la memoria. El matrimonio se marcha ese mismo día hacia Toledo.

Sin embargo, lo que estaba destinado a ser un viaje maravilloso se convierte en una tragedia cuando son asaltados por unos encapuchados. Luego, son maniatados y encerrados en una cabaña cerca del camino por donde pasaban.

Los dos se quedan de piedra cuando observan que su secuestrador no es otro que Santiago.

Por otro lado, Servando está dispuesto a hacer de Jacinto toda una estrella de la música. Así pues, organiza un pequeño recital para su amigo al que asisten grandes empresarios, propietarios de teatros y cazatalentos.

A pesar de que el concierto no es un éxito rotundo, un representante portugués se interesa por el portero y le hace una oferta para viajar a su país: “Allí podrás ser un gran cantante”.

No obstante, el sirviente rechaza la propuesta, pues marcharse de España lo alejaría más de Marcelina. “No pienso poner en peligro mi felicidad con mi mujer por subirme a un escenario, lo siento mucho”, responde tajante.

Mientras tanto, ajena a los planes de sus compañeros de altillo, Fabiana queda encandilada con Baltasar Zamora, un saxofonista recién llegado al barrio. Parece que la posadera, tras muchos años, ha decidido dejarse llevar por una nueva ilusión.

Quien no está en un buen momento es Rosina. La mujer quiere celebrar su aniversario de boda, pero parece que Liberto se ha olvidado de la fecha, algo imperdonable. “Ni siquiera me ha pedido que vayamos a cenar. Esto es un desastre, menudo patán con el que me matrimonié”, piensa desolada.

Cuando está a punto de echárselo en cara, se da cuenta de que su marido estaba tan callado porque estaba preparándole una gran sorpresa. “Tenía que hacerte pensar que no recordaba el día en que nos casamos. Perdona, querida, te amo”, afirma él. La pareja se funde en un cálido beso.

La pasión llega también hasta el apartamento de los Bacigalupe. Anabel, aprovechando que se encuentra sola, invita a subir a Miguel.

Los jóvenes dan rienda suelta a sus sentimientos, pero el licenciado detiene el momento pues quiere ir más despacio: “Antes de estar juntos hasta el final, quiero que seas mi esposa”.

La chica le pide tiempo para pensarlo. Su pretendiente cree que sus dudas tienen algo que ver con Aurelio Quesada y minutos más tarde lo enfrenta.

Sin conocer los vaivenes emocionales de su nieto, Roberto y Sabina mantienen en secreto una extraña conversación sobre las reformas iniciadas en la bodega del restaurante y sobre la cámara acorazada del banco de España.

Cerca de allí, Lolita sigue teniendo cierto malestar y el médico le aconseja que se haga unas nuevas pruebas. Por su parte, Antoñito recibe una carta de su partido en la que le ofrecen un importante cargo como político. El muchacho duda de si debe aceptar y le pide consejo a su padre y también a la encantadora Natalia.

Fuente: Leer Artículo Completo