¡Feliz cumpleaños!; ‘Elif’

¡Feliz cumpleaños!; ‘Elif’

QUÉ HA PASADO

• Melek se convierte en la nueva encargada del taller.

• Tülay deja a Veysel y se marcha del apartamento.

• Cevahir sale del hospital después de ser apuñalado.

Beril y un amigo de la escuela llamado Tolgan se alían para destruir a Elif. Una mañana en el colegio intentan tirarla por las escaleras del patio. Afortunadamente, Taylán, que esta próximo a la zona, logra coger al vuelo a su amiga, evitando que sufra una aparatosa caída. Instantes después se enfrenta a los dos matones, que alegan que ha sido un accidente. “Nos hemos chocado, nada más. Jamás haríamos algo tan horrible como empujarla”, aseguran. Superado el susto, la niña se sienta en un banco para pasar lo que queda de recreo con calma. Su salvador aparece minutos más tarde con un pastel en la mano y una vela. “Sé que es tu cumpleaños, así que pide un deseo y sopla. Este dulce es para ti”, le explica. La pequeña, ilusionada con el detalle, abraza a su compañero: “Gracias, me has ayudado mucho y siempre que te necesito estás ahí. Eres muy buena persona”.

Melek se interesa por los negocios familiares

Por la noche, Arzu y Umit tienen una agradable cena en un romántico restaurante. Finalizada la velada, llegan a casa de ella y la pasión empieza a desbordarse entre ambos. De repente, suena el teléfono del chico. Es Serdar quien lo llama desde prisión: “Sabía que me atenderías, quiero que sepas que he mandado a tu amada una carta donde le cuento lo mentiroso que eres”. El interlocutor, lejos de amedrentarse, le planta cara: “Querido colega, cuando tú vas, yo ya he vuelto. He interceptado esa nota, nadie, salvo yo, ha llegado a leerla. Te advierto, no agotes mi paciencia”. Luego, cuelga.

Al día siguiente, la mujer, que se ha quedado con la curiosidad de saber qué ponía en esa misiva que no llegó a leer, decide visitar a su expareja en prisión. Cuando esperaintranquila en la sala de encuentros, un oficial aparece por la puerta. “Siento decirle que el reo que está buscando ha muerto”, le informa fríamente. Ella se queda paralizada y solo atina a preguntar cómo ha ocurrido. “Lo hallamos muerto en su celda esta madrugada. Nadie vio nada, así que no podemos confirmar la causa, disculpe”, responde el agente.

Por su parte, Umit llega al rancho para discutir con Aliye unas cuestiones acerca de la reestructuración del invernadero. Sin embargo, no se topa con la anciana, sino con Melek, quien empieza a preguntarle sobre los avances de las obras. Como no le convencen los detalles que le da, le exige que la lleve a reconocer el terreno: “Creo que lo mejor es que alguien de la familia supervise los cambios que están haciéndose para no llevarnos ninguna sorpresa”. El empresario no tiene más remedio que acceder. De regreso a la mansión, la mujer observa muy de cerca a su acompañante pues hay algo de él que no termina de encajarle.

Veysel está desesperado por la ausencia de Tülay

Cerca de allí y ajena a la defunción de su esposo, Gonca desayuna en la cafetería de un hostal de mala muerte. Desde que su hijastra la echó de su casa, no tiene un lugar digno en el que quedarse. Erkut, que pasea paralelo al sitio, la ve tomar un té a través del cristal y decide entrar al local para molestarla. “Vaya, parece que la señora de alta sociedad ya no es tan pedante. Por tu culpa me he separado de mi esposa y es algo que no te perdonaré”, le dice sentándose en su mesa.

La discusión entre los dos sube de tono y termina con la muchacha desmayándose. El hombre la socorre y la lleva urgentemente a un hospital. Allí los médicos le confirman que ha perdido al bebé que esperaba. Él, sintiéndose culpable por haber podido provocar el aborto, traslada a la paciente a casa de Rabia para que cuide de ella.

Por otro lado, Murat se muestra preocupado por su padre. Desde que Tülay se fue, Veysel ya no es el mismo, se pasa los días triste, sin levantar la vista del suelo y solo se lamenta por haber perdido a la persona que ama. No se imagina que su esposa está en la misma situación, pues duda de que dejar a su familia haya sido lo correcto.

Fuente: Leer Artículo Completo