La verdad de ‘Todos mienten’: nos colamos en el rodaje de la serie de Movistar

La verdad de ‘Todos mienten’: nos colamos en el rodaje de la serie de Movistar

  • Una relación prohibida, un amor a tres bandas y un asesinato, marcan esta ficción
    que deja al descubierto los secretos y contradicciones de cuatro matrimonios amigos.
  • Irene Arcos, Natalia Verbeke, Miren Ibarguren, Leonardo Sbaraglia, Juan Diego Botto y Ernesto Alterio, en el reparto de lujo de ‘Todos mienten’.

    Belmonte, una exclusiva urbanización de la costa catalana, es el escenario de Todos mienten, la nueva serie escrita y dirigida por Pau Freixas (Pulseras rojas), cuyo rodaje comenzó el pasado 5 de octubre en diferentes localizaciones de Barcelona, Tarragona y Girona, y terminó hace tres semanas.

    Es un thriller adictivo y muy emocional, género que ya probó en Sé quién eres, formado por seis episodios de 45 minutos que Movistar+ estrenará en otoño. Cuenta con un reparto coral: Irene Arcos, Juan Diego Botto, Ernesto Alterio, Leonardo Sbaraglia, Amaia Salamanca, Miren Ibarguren, Jorge Bosch, Natalia Verbeke, Eva Santolaria, y los jóvenes Carmen Arrufat (HIT), Berta Castañé (La valla) y Lucas Nabor (SKAM España).

    Irene Arcos da vida a Macarena, una profesora cuya existencia se convierte en un infierno cuando alguien filtra en las redes sociales un vídeo sexual con Iván ( Lucas Nabor), uno de sus alumnos e hijo de su mejor amiga. Este suceso, por el que Macarena será juzgada sin piedad por sus vecinos y conocidos, altera ladespreocupada e idílica vida de cuatro parejas, amigos desde hace décadas, cuya relación se pondrá a prueba aún más cuando aparezca un cadáver.

    Un juicio moral

    En palabras de Freixas, su creador, “la ficción funciona como un puzle, un jeroglífico de misterio, igual que la cabeza de nuestras protagonistas, pero cuando consigamos entenderlas, veremos que más allá de juicios morales, sus miedos y sus ilusiones se parecen mucho a los nuestros”.

    El confinamiento sorprendió a los guionistas sin terminar las tramas y escribieron los tres últimos episodios vía Skype. Freixas ha definido el rodaje, en plena segunda ola, como una experiencia “increíble; ha sido épico y emocionante formar parte de un equipo obstinado en seguir adelante a base de mascarillas, palos por la nariz y distancias sociales. Y a pesar de todo, o gracias a todo eso, ha resultado ser uno de los proyectos más agradables y emotivos de mi vida”.


    Fuente: Leer Artículo Completo