‘Múnich en vísperas de una guerra’: los hechos reales en los que se basa la película de Netflix

‘Múnich en vísperas de una guerra’: los hechos reales en los que se basa la película de Netflix

  • La nueva película histórica de Netflix, Múnich en vísperas de una guerra, adapta la novela Múnich, de Robert Harris, aunque guarda ciertas similitudes con los hechos reales del período de Entreguerras.
  • Películas Netflix 2022: los estrenos más recomendados del año.

    Netflix nos está demostrando en los últimos meses que los dramas bélicos son una garantía de éxito en la plataforma. Primero lo comprobamos con La batalla olvidada, que tras su estreno se coló en el Top 10 de lo más visto, y ahora sigue sus pasos Múnich en vísperas de una guerra, que también ha entrado en el famoso ranking después de su lanzamiento el pasado viernes 21 de enero.

    Sin embargo, pese a lo interesante y entretenido del relato que muestra la película, basado en la novela Múnich, de Robert Harris, tenemos que saber que no todo lo que aparece en ella es lo que ocurrió en la vida real en aquellos días de 1938. Por eso hacemos un repaso a los acontecimientos narrados en Múnich en vísperas de una guerra, para distinguir qué escenas se corresponden con hechos reales y cuáles con pura ficción.


    Múnich en vísperas de una guerra: hechos reales vs ficción

    En otoño de 1938, tal como se cuenta en la película Múnich en vísperas de una guerra, tiene lugar la Conferencia de Múnich, en la que se negociaron los detalles de una serie de documentos que pondrían fin a la Crisis de los Sudetes. De ella salió el Acuerdo de Múnich, por el cual se aprobó la incorporación de esa región perteneciente a Checoslovaquia a Alemania. De esta forma, Hitler se comprometía a no invadir el país del este, aunque de poco sirvió a efectos prácticos.

    Este encuentro supuso una auténtica trampa del Führer, que seis meses después invadió no solo Checoslovaquia, sino también Polonia, Dinamarca, Noruega y Bélgica, a las que siguieron otras naciones europeas. La incapacidad de prevenir la guerra durante esos meses de 1938 convirtieron esos acuerdos diplomáticos en los más desastrosos de la historia. Y en parte se debió a la actitud que mantuvo Arthur Neville Chamberlain, repleta de ingenuidad.

    Fuente: Leer Artículo Completo