‘Post Mortem’: el mejor humor negro está en la serie noruega de Netflix

‘Post Mortem’: el mejor humor negro está en la serie noruega de Netflix

  • Live vuelve a la vida con sed de sangre. Menos mal que su familia tiene una funeraria para poder alimentarse.
  • Las 5 mejores series de estreno de Netflix de la semana.
  • Las mejores series de 2021 en Netflix.

    La mayoría de las series en los que la gente vuelve de entre los muertos los convierten en zombis sin cerebro que simplemente deambulan, gruñendo y buscando alimentarse de carne y cerebro. La nueva serie noruega Post Mortem, toma otro rumbo: una mujer, que vuelve a la vida, parece completamente normal. Pero las cosas han cambiado.

    La mujer, Live Hallengen (Kathrine Thorborg Johansen), se encuentra en un campo en las afueras de la pequeña ciudad noruega de Skarnes. Los policías llamados a la escena no tienen idea de lo que le sucedió o cómo llegó allí; no hay marcas aparentes en su cuerpo. El novato, Reinert (André Sørum), se pregunta cuándo llegará la ambulancia. Su compañera más hastiada, Judith (Kim Fairchild) dice: “Las ambulancias llegan cuando se trata de una cuestión de vida o muerte. Esto es solo la muerte“.

    Así que llaman a la única funeraria de la ciudad, que está dirigida por el padre de Live, Arvid (Terje Strømdahl) y su hermano Odd (Elias Holmen Sørensen). El negocio ha ido lento últimamente porque, por alguna razón, ya nadie muere en Skarnes. Están felices de hacer el trabajo, pero, por supuesto, se horrorizan al descubrir que están recogiendp Live. Y lo hacen, a pesar de su estado obviamente angustiado y la llevan al forense para una autopsia.

    Ahí es cuando ocurre una sorpresa. Horas después de ser encontrada muerta, Live vuelve a la vida, con el bisturí del forense clavado en su pecho. Se ve absolutamente bien, y la única teoría que el médico puede darle a ella y a Odd es que la hipotermia ralentizó su sistema hasta el punto en que parecía muerta. Arvid se mantiene alejado del hospital; ha visto esto antes. Cuando llega a casa, descubre que las cosas no son completamente iguales. Ella parece tener una audición muy sensible ahora, ya que escucha una conversación entre Odd y su esposa Rose (Sara Khorami) sobre ella. Ella también parece tener visiones de ser atacada y pinchada con una aguja en su cuello, antes de colapsar en ese campo. Ella va a la comisaría y se lo informa a Reinert; la acompaña a casa, sospechando de su historia.

    Arvid recuerda la muerte de su esposa / madre de Live, donde una oscuridad similar se apoderó de ella y no pudo contener su sed de sangre. Entonces él sabe lo que le espera a Live. La ataca en su oficina y la deja inconsciente con cloroformo. La mete en un ataúd y la lleva al crematorio; él sabe que su cuerpo no puede existir y dice que lo está haciendo por su propio bien. Con mayor fuerza, sale del ataúd, de alguna manera sobrevive a la temperatura en el horno y levanta la pesada puerta para salir. Cuando Arvid le dice por qué lo hizo, va a agarrarla.

    ‘Post mortem’: crítica de la serie noruega de Netflix

    El primer episodio de Post Mortemse toma un poco de tiempo para configurar la situación, que se supone que tiene una ironía que acompaña a algunos sustos y algo de drama familiar. No tenemos idea de quién atacó a Live, qué le inyectaron en el cuello o cómo volvió a la vida. Lo que sí sabemos es que ser no-muerto viene de familia, y eso puede tener algo que ver con quién y por qué la atacó en primer lugar. Pero la otra parte de la historia es que, ahora que no está muerta, Live tendrá que seguir saciando su sed de sangre. Eso, por supuesto, ayudará al negocio familiar, ya que parece que la extraña falta de muertes en la ciudad ha puesto a la funeraria Hallengen al borde de la ruina. Entonces, a medida que los cuerpos se amontonan y Odd tiene nuevos negocios, será interesante ver si Live le revela su secreto y por qué de repente está inundado de gente muerta.

    Los guionistas de la serie han dado un giro interesante con la actuación de Live y Johansen. Aparte de sus nuevas habilidades y su sed de sangre, por lo demás es normal. Tiene los mismos intereses y recuerdos que tenía antes de morir, pero ahora tiene que lidiar con estos nuevos impulsos. Odd parece ser amablemente despistado, pero contrasta bien con la solitaria Live. También estamos intrigados por la policía, Judith y Reinert. Judith parece tener un pensamiento de que algo está pasando, de una manera que su pareja menos experimentada no puede contemplar. Si el mundo que se construye alrededor de Live está a la altura de los destellos que vemos en el primer episodio, Post Mortem debería ser una comedia oscura que en realidad podría ser oscura y divertida.



    Fuente: Leer Artículo Completo