Qué ha pasado en ‘Pasión de Gavilanes 2 en los últimos capítulos (45 y 46): Enemigas desde el pasado

Qué ha pasado en ‘Pasión de Gavilanes 2 en los últimos capítulos (45 y 46): Enemigas desde el pasado

  • Ángel de Miguel, de Iker en ‘Servir y proteger’ a pretendiente de Norma en ‘Pasión de gavilanes 2’
  • Lorena Meritano sobre ‘Pasión de Gavilanes 2’: “No fui convocada”
  • Las mejores telenovelas para hacer maratón en Netflix España
  • Las 26 series turcas que se han visto y se ven en España

    En la emisión de esta semana de Pasión de Gavilanes de los capítulos 45 y 46, hemos comprobado que la última visita de Rosario a casa de Sara, dejó a esta segunda sumida en un mar de recuerdos. Elizondo dejaba de pensar en Franco y rememoraba alguno de los momentos que vivieron juntos después de su boda. Pensar que este la abandonó sin ninguna explicación es una losa que carga sobre sus hombros.

    Mientras tanto, la cantante siguió interesa en saber cómo iba evolucionando la relación entre su hija Muriel y Juan David. Lo cierto es que el romance de los jóvenes va viento en popa y han encontrado en Juan y Norma a su máximo apoyo. El matrimonio, unido a los mellizos, aseguró a los enamorados que harían todo lo que estuviera en su mano para que pudieran vivir su noviazgo sin ataduras. Por su parte, Montes temía que la llegada de su esposo Samuel estuviera tan próxima. Tenía claro que con él cerca, no podría llevar la misma vida, libre y alocada, que ahora.

    La Gitana traiciona a Romina a cambio de dinero

    Por otro lado, Óscar sentía que el secreto que llevaba ocultando desde hace tantos años estaba a punto de salir a la luz. Es más, Juan, alentado por Norma, habló con su hermano y le comentó que la única opción que tenía para salir bien librado de esta, era lograr que Romina se fuera de sus tierras: “Esa mujer supone un gran peligro para ti y para tu matrimonio”.

    Desesperado, Óscar acudió de nuevo a la casa de La Gitana y le pidió ayuda para sacarse a su ahijada de encima. La bruja aceptó traicionar así la confianza de la mujer, pero no pensaba hacerlo gratis: “Págueme un buen precio y le prometo que conseguiré que Romina se vaya de una vez”.

    Por su parte, los mellizos enfrentaron solos las constantes amenazas del extorsionador, que no dejaba de llamarles. El tiempo para pagarle la cantidad que les pidió se agotaba. Sin poder contar con su tío Óscar, tomaron la decisión de acudir al encuentro solos..


    Fuente: Leer Artículo Completo