Raquel Sánchez Silva llega a ‘Masterchef Celebrity 5’: “Me he pasado el confinamiento cocinando”

Raquel Sánchez Silva llega a ‘Masterchef Celebrity 5’: “Me he pasado el confinamiento cocinando”

Después de más de veinte años presentando concursos de televisión, y más consciente que nadie de la presión que suponen para los concursantes, la presentadora de ‘Maestros de la costura’ se lanza por primera vez a vivir la experiencia en sus propias carnes. Aunque nunca pensaba que fuese a estar al otro lado de un programa de televisión, Raquel es una apasionada de la cocina y no ha querido perder la oportunidad de formar parte de ‘MasterChef Celebrity’.

¿Cómo se ve un talent show desde el otro lado de la barrera?

Completamente diferente a todo lo que pudieras pronosticar. El salto es extraño porque descoloca muchísimo. Por mucho que yo haya querido ponerme antes en la piel de un concursante para entender las reacciones que tenía o si sufría, no tiene nada que ver con el hecho de vivirlo desde dentro. Es muchísimo más difícil, elevado a lo que quieras y multiplicado por lo que quieras. Mira que te advierten, pero nunca me lo podía haber imaginado.

¿De dónde te viene tu afición por la cocina?

A mí me ha gustado la cocina siempre, pero es un amor que he experimentado por mí misma. Ha intervenido una vez más la tele (risas) y el haber viajado tanto, el haber descubierto los mundos culinarios de Asia y del mundo entero con el programa ‘Pekín Exprés’. Ese contacto con la gastronomía, con grandes amigos cocineros y ese acercamiento a la cocina internacional a través de grandes chefs, con el plus de curiosidad que ello implica, me ha hecho mirar la cocina de forma diferente.

Ahora que eres mamá, ¿le das un valor añadido a la gastronomía?

Por supuesto. Con dos niños pequeños (Bruno y Mateo, de cinco años, fruto de su relación con el productor audiovisual argentino, Matías Dumont), valoro mucho más lo que comemos en casa.

¿Has ido a aprender a algún restaurante o has pedido consejo a alguien antes de entrar en el concurso?

Este año ha sido un escenario muy diferente a otros ‘Masterchef Celebrity’ por el coronavirus. Cuando empezamos a grabar el programa todavía no había ningún restaurante abierto y muchos cocineros estaban fuera, pero yo he tenido mucho apoyo on line durante el último mes del confinamiento con el catering de Gabriela Tassile y, más adelante, me han ayudado Montse Abellá, el premio Europeo de Repostería, que también estuvo en el proceso de Tamara Falcó y David García, de “El corral de la Morería”.

Por lo que veo, este verano no has hecho vacaciones…

Cuando empezamos, todos los concursantes nos metimos en la Escuela Masterchef y ahí es donde te das cuenta de que no tienes ni idea, de que pensabas que sabías de cocina y no sabías nada. Y a partir de ahí, mi casa empezó a parecer un supermercado. Mis hijos se morían de la risa y decían: “Que viene el señor de la cocina” porque llegaban paquetes de Amazon uno detrás de otro. Que si un día una espumadera, que si otro día un corta pasta, otro, una máquina para hacer espaguetis y al día siguiente una roner (termostato que permite disponer de un baño maría a una temperatura controlada y con agua en movimiento) o una pesa o una pala de silicona…Convertí la preparación de Masterchef en el todo, dentro del confinamiento. Me he pasado el confinamiento en la cocina, con mis hijos dando vueltas y mi chico trabajando. Que si dos horas de clase on line, que si ahora me pongo yo a hacerlo, que si me quedo por la noche, que si hago una tarta…

Fuente: Leer Artículo Completo