‘Rumbo al infierno’: el reparto de la nueva serie coreana de estreno de Netflix

‘Rumbo al infierno’: el reparto de la nueva serie coreana de estreno de Netflix

  • El director de ‘Train to Busan’ estrena ‘Rumbo al infierno’, la nueva serie coreana que espera repetir el éxito de ‘El juego del calamar’.
  • Las mejores series de estreno de Netflix en 2021.
  • Las mejores series de terror de Netflix

    Todos vamos a morir, pero la mayoría de nosotros no sabemos cuándo, cómo o qué nos pasará (si es que nos pasa algo) después del inevitable acontecimiento. Esta es una realidad con la que todos vivimos, y que gran parte de la vida moderna bajo el capitalismo nos anima activamente a ignorar. Rumbo al infierno, la película de terror sobrenatural en seis capítulos del director de Train to Busan, Yeon Sang-ho, se pregunta qué ocurre cuando nos vemos obligados a enfrentarnos a esa realidad, no sólo a nivel personal sino también social. Es una premisa particularmente conmovedora en un mundo que ha visto más de cinco millones de muertes por COVID en menos de dos años, pero también es una premisa inherentemente atemporal, explorada previamente con una intensidad similar en la destacada serie The Leftovers.

    Rumbo al infierno, que se estrena el viernes, hace un magnífico trabajo al explorar esta difícil cuestión de actualidad, a menudo con resultados espeluznantes. En una semana en la que se estrenarán muchas series muy esperadas -desde Cowboy Bebop de Netflix hasta La rueda del tiempo de Amazon Prime- Rumbo al infierno es la mejor.

    ¿Cómo obliga Rumbo al infierno a sus personajes a enfrentarse en masa a su propia mortalidad? A través de algo que se parece mucho a una intervención divina: En los primeros minutos de la serie, unos enormes monstruos parecidos a Hulk aparecen de la nada para perseguir a un hombre por las concurridas calles del centro de Seúl. Los monstruos golpean al hombre hasta la muerte y luego lo queman con sus poderes de otro mundo. Luego, desaparecen tan misteriosamente como llegaron, a través de un portal hacia lo que parece ser otro reino. Como se puede imaginar, no sólo hay muchos espectadores de este acontecimiento, sino que muchos de ellos graban la horrible matanza, y las imágenes se hacen virales.

    Los tres primeros episodios de Rumbo al infierno se preocupan menos por explicar cómo ha ocurrido este suceso sobrenatural y se interesan más por describir cómo responderán los distintos elementos de la sociedad. Es comprensible que la gente esté aterrorizada y busque respuestas que encajen en su forma de entender el mundo. Las instituciones tradicionales, desde las fuerzas del orden hasta los medios de comunicación, no las tienen. Vemos hasta qué punto el departamento de policía de Seúl está sobrepasado siguiendo al detective Jin Kyeong-hoon (Yang Ik-june), cansado del mundo. Jin es uno de los agentes asignados al asesinato de la estación de Hapjeong, que está siendo tratado como un asesinato «típico» y no como uno perpetrado por demonios. Jin y su equipo buscan una explicación a esta tragedia, pero pronto se ven obligados a enfrentarse al acoso y la violencia que provoca este fenómeno.

    En el espacio formado por la desesperación de la sociedad por una explicación entra el líder de la secta Jeong Jin-soo (Yoo Ah-in, en una actuación sobresaliente). El presidente Jeong, como le conocen sus seguidores, es el treintañero fundador y líder de La Nueva Verdad, una organización religiosa que lleva más de una década siguiendo los asesinatos de monstruos. A través de Jeong, nos enteramos de que estos asesinatos vienen acompañados de una profecía. Antes de los asesinatos, las víctimas reciben la visita de un «mensajero» que les informa de su inminente destino. Literalmente, un rostro gigante aparecerá en el aire, diciéndole a la víctima cuándo morirá (podría ser en cinco días, podría ser en cinco años), como que está atado desde el infierno. Entonces, en el momento profetizado, esa muerte se producirá. Jeong proclama que estos sucesos son actos de un dios que se ha cansado de esperar la rectitud de la humanidad. Afirma que los elegidos para las «manifestaciones» son pecadores, y anima a sus seguidores a descubrir los actos pecaminosos que han llevado a su condena.

    ‘Rumbo al infierno’: crítica

    Rumbo al infierno es a menudo difícil de ver, tanto por su representación de la violencia (varias personas son golpeadas brutalmente, a veces hasta la muerte) como por su representación realista de cómo las masas pueden ser incitadas al odio, la violencia y el fanatismo. Al igual que en Train to Busan, lo más aterrador de Rumbo al infierno no son los monstruos (aunque dan mucho miedo), sino las personas que deciden alejarse de su capacidad de empatía y acercarse a su capacidad de ejercer la violencia sobre los demás. A diferencia de Train to Busan, Rumbo al infierno tiene más tiempo para explicar el proceso de cómo puede ocurrir, lo que hace que sea aún más aterrador.

    En Busan, la pandemia zombi se apodera rápidamente de la población, dejando a la sociedad muy poco tiempo para pensar en lo que hará a continuación. En Rumbo al infierno, el horror llega con el tiempo y el espacio necesarios para organizarse y racionalizar, lo que hace que las decisiones de odiar y matar resulten más reprobables y decepcionantes, aunque esas acciones estén impulsadas por el mismo miedo instintivo en juego en Busan. En lo que quizá sea el mayor punto fuerte del guión, Rumbo al infierno reconoce las razones válidas del mundo real para la erosión de la fe institucional que parece conformar cada vez más nuestras sociedades modernas. Construye su descripción del aumento del fanatismo sobre el fracaso y la inflexibilidad de los sistemas que hemos construido.


    Fuente: Leer Artículo Completo