¡Secuestrada!; ‘Servir y proteger’

¡Secuestrada!; ‘Servir y proteger’

QUÉ HA PASADO

• Antonio pide el traslado lejos de Madrid.

• Lidia se convierte en la sombra de Hanna.

• Amancio exige a Quintero el dinero que le debe.

Tanto Miralles como Salgado y Bremón se dan cuenta de que las redes sociales pueden ser buenas aliadas para atrapar a Lucas. “Necesitamos acceder a tus cuentas de internet”, convencen a Alba. Sin embargo, la trampa no resultará.

Mientras, Carlos y Paula quieren averiguar si el robo en una farmacia está relacionado con el ‘caso del vigilante’. “Ese delincuente necesita amitriptilina y no tiene receta para adquirirla de forma legal. Es evidente que tiene que buscar otra manera de hacerse con ella”, concluyen. Lainvestigación une a los jóvenes.

Antonio debe decidir en pocos días si acepta el traslado a Asturias. Indeciso, plantea a su mujer irse juntos. “Podríamos empezar de cero lejos de todo”, dice a Claudia

Ella se muestra reacia: “Me da pena, pero sé que las piezas de nuestro matrimonio están demasiado rotas para pegarse”. A la mañana siguiente, un hecho cambia el rumbo de los acontecimientos de forma radical pues la mujer desaparece.

Lucas, el asesino de policías, tiene a Miralles retenida en un zulo para conocer la información que manejan sobre él en la comisaría. “¿Desde cuándo seguís mis pasos? ¿Qué datos tenéis? Será mejor que hables, por tu bien”, amenaza a la inspectora, que intenta llevarlo a su terreno para que le cuente por qué tiene esa fijación con la policía. A la vez, pretende ganar tiempo pues intuye que, tarde o temprano, terminará corriendo la suerte de sus compañeros…

Entre tanto, Paula y Carlos detienen a un camello relacionado conel robo de medicamentos. “Estamos a punto de tener una buena pista. Ha confesado que Lucas se la compró a él”, se felicitan

Muy preocupado, Salgado se pone al frente del operativo para localizar a Claudia. “Vamos contrarreloj –advierte a Bremón– necesito refuerzos”. Al menos, la experiencia de Miralles ha servido para resquebrajar emocionalmente a Lucas, pero a la vez, ha despertado también su ira.

Por supuesto, Antonio no se irá hasta que encuentren a su esposa, pero Bremón le reconoce que están muy perdidos: “A ti no voy a mentirte. Es un tipo muy inteligente”.

En ese momento, llega Carlos con el lugar exacto donde se adquirió la amitriptilina y se monta un operativo inmediatamente para ir. Saben que el tiempo corre en su contra…

Fuente: Leer Artículo Completo