“¡Somos ricos!”; ‘Acacias 38’

“¡Somos ricos!”; ‘Acacias 38’

QUÉ HA PASADO

• Fidel es herido de gravedad tras recibir un disparo.

• Gabriela llega al vecindario.

• Jacinto deja el barrio para ser el alcalde de su pueblo.

• Luzdivina es chantajeada por su hermano Higinio.

Servando lleva varias semanas soñando con el mismo número de la lotería. Creyendo que puede ser una señal del destino, comparte con su esposa la idea de comprar un décimo. “Tengo el pálpito de que algo bueno va a ocurrirnos”, comenta. Tan bondadoso como siempre, adquiere también un billete para Casilda.

A la mañana siguiente, los periódicos publican quiénes son los ganadores del sorteo y los bendecidos con una inmensa fortuna son el trío de amigos. “¡Somos ricos! ¡A partir de ahora podremos vivir como auténticos marqueses!”, gritan llenos de alegría.

Casilda no sabe qué hacer con tanto dinero, empieza a darle vueltas a su futuro e, incluso, se plantea si debe seguir trabajando para la familia Rubio. Por su parte, Servando y Fabianadeciden cerrar la pensión por unos días y tomarse unas merecidas vacaciones. “Ya es hora de que descansemos yrepongamos fuerzas”, afirma al unísono el matrimonio.

Próximo al barrio, Marcelo se cita con Higinio y le ofreceuna suculenta suma de dinero para que deje tranquila de una vez a su hermana. “No puedes seguir chantajeándola. Eres un cobarde que no quiere enfrentarse a la vida por sí solo”, sentencia. No obstante, el maleante hace caso omiso a sus palabras y pretende embaucar a la chica para que lo ayude a robar en un edificio.

Horas más tarde, Luzdivina se entera del detalle que tuvo el mayordomo con ella: “Gracias por hablar con Higinio, pero lo cierto es que nunca me dejará en paz”. Tras darle un abrazo, la cocinera se retira a su alcoba y empieza a pensar en su amigo, por quien está empezando a sentir algo más que simple amistad.

Al caer la noche, Felipe organiza una pequeña velada en su casa a la que invita a sus vecinosmás cercanos. En mitad del evento, se arrodilla y pide matrimonio a Dori. La enfermera, que no cabe en sí de júbilo, acepta con el rostro surcado por la emoción. “¡Vivan los novios!”, dicen los presentes.

Cuando se quedan a solas, ella le hace una propuesta al abogado: “Sabes que mi trabajo me impide quedarme aquí por mucho tiempo, vente conmigo a Ginebra”. Álvarez- Hermoso, que no está dispuesto a perderla nuevamente, la acaricia con ternura, sellando así su destino juntos.

Hortensia deja a un lado los prejuicios y besa a Pascual delante del vecindario, formalizando así su relación con el empresario de cítricos. Guillermo es uno de los más sorprendidos pero felicita a los enamorados y les desea toda la suerte del mundo.

Pero hay algo que empaña la dicha de ella: tiene miedo de que su novio descubra un secreto de su pasado. Harta de ocultar lo que vivió y lo que esconde, decide contarlo: nunca se casó con el padrede Azucena, por lo que esta nació fuera del matrimonio. La bella bailarina atónita con las palabras de su madre y lamenta no haber sabido la verdad antes. Liberto y Rosina también están pasmados.

Mientras, Sacristán tiene una charla de hombre a hombre con su hijo y le ruega quelo perdone: “Desde la muerte de tu madre te alejé de mí y he sido muy estricto y crítico contigo. Es momento de que vivas como desees”. Después de tan dulce declaración, ambos se funden en un abrazo.

A su vez, Alodia escucha a escondidas la conversación telefónica que su marido mantiene con su amante y decide vigilar de cerca a este. Cuando descubre que, tal y como pensaba, está siéndole infiel, abandona el hogar conyugal y se refugia en el altillo.

Totalmente arrepentido por sus engaños, Ignacio le suplica que vuelva con él pero su mujer se niega, pues está demasiado dolida por sus mentiras. “Creí en ti y me volviste a fallar”, solloza antes de darle con la puerta en las narices. El médico le pide a Bellita ayuda para recuperar a su esposa.

Además, Genoveva presenta oficialmente a su hija a las señoras. Durante el día, la viuda de Quesada comienza a sentirse indispuesta. Marcelo sugiere llevarla a un doctor urgentemente, pero Gabriela se niega, alegando que será ella quien cuide de su madre.

Fuente: Leer Artículo Completo