‘Volando voy’ regresa hoy a Cuatro desde la Costa da Morte

‘Volando voy’ regresa hoy a Cuatro desde la Costa da Morte

  • Jesús Calleja habla de la nueva temporada de ‘Planeta Calleja’
  • Jesús Calleja habla de cómo logró cambiar su vida
  • ‘Futura’: el nuevo programa de Carmen Porter en Cuatro

    Jesús Calleja comienza una nueva ruta por los más variados lugares de la geografía de nuestro país en el estreno de la séptima temporada de ‘Volando voy’. Una tanda de siete nuevas entregas en las que habrá más variedad de paisajes, protagonistas entrañables y nuevas misiones colectivas, que con el lema ‘¡todos a una!’ buscarán unir a las gentes de los pueblos para trabajar juntos y lograr objetivos que perduren en el tiempo.

    “Después de la pandemia y todo lo que nos ha acontecido, ‘¡Todos a una!’ es el mejor emblema para estas nuevas entregas, creemos que es el hilo conductor que mejor las definen. Porque en estos siete episodios que tenemos por delante, hemos buscado sobre todo gente voluntaria dispuesta a hacer algo, a aportar su granito de arena por cada uno de los entornos”, ha explicado Jesús Calleja.

    En su nuevo periplo por España, Jesús Calleja seguirá disfrutando de la hospitalidad y el buen humor de las personas que habitan en los diferentes destinos, que aportarán diversión y emoción y que compartirán curiosas y emotivas historias personales, como la de una princesa africana instalada en el Bierzo, la de un contrabandista jubilado que atravesaba la frontera lusoespañola y la de un joven descubridor de esqueletos de dinosaurios, entre otras.

    La realidad de los pueblos en ‘Volando voy’

    “Queremos dar a conocer la vida de los pueblos, porque nadie habla de ellos, y para mostrar su esencia dedicamos una media de siete días a rodar cada una de las entregas, porque las historias tienen que suceder de verdad, la gente tiene que emocionarse, tiene que vivir la experiencia con nosotros, implicarse y transmitir toda la realidad de cuanto sucede durante nuestra estancia en cada pueblo. Es la magia de este programa, la frescura de la realidad como forma de hacer una televisión que construye y que aporta.

    Este programa es un altavoz para todas esas personas que viven en zonas rurales en las que no existen comercios, servicios y a veces ni siquiera escuelas, y ahí estamos nosotros, para darles voz. Es muy agradable rodar ‘Volando voy’ porque nos sentimos muy queridos allá por donde vamos. Cada uno de los pueblos a los que hemos ido tiene un relato, algo propio que contar. Hay historias verdaderamente poderosas detrás de ellos y una vez que las conocemos, les damos forma. Cada programa tiene una historia, un relato y una misión”, asegura el presentador.

    El norte de Costa da Morte, en la primera entrega

    Costa da Morte se extiende a lo largo de más de 200 kilómetros por el norte y noroeste de Galicia. Los oficios y actividades marinas han marcado su historia: la pesca, el marisqueo, la fabricación de barcos, los naufragios y, más recientemente, el surf.

    En una época de alertas sobre el cambio climático y sobre la contaminación por residuos plásticos, mantener el mar limpio es esencial para el planeta. ‘Volando voy’ llegará hasta aquella zona con el reto de movilizar a sus habitantes para participar en una limpieza subacuática del puerto de Camariñas y de la Ensenada da Basa, que forma parte de la ría del pueblo.

    Para ello, Jesús Calleja contará con la colaboración de Tono, un buceador experto en barcos hundidos que le ayudará a encontrar buzos para la limpieza y ejercerá como coordinador de los voluntarios y embarcaciones que participen. Serán más de 100 las personas que se sumen, muchas de ellas niños, lo que convertirá a esta misión en una de las más multitudinarias de la historia del programa.

    En su viaje a Costa de Morte, Calleja tendrá ocasión de conocer numerosas personas con singulares historias como Cristina, hija de los últimos fareros del lugar, que habitó gran parte de su vida en el Faro Vilán y que hace años que no ha vuelto al lugar por el impacto emocional que le supone. El regreso de Cristina al impresionante lugar que fue su casa será uno de los momentos más emocionantes del programa.

    Yaki, una mariscadora de Camariñas hija de marinero a la que llamaron así por Jacqueline Kennedy; Selene, una chica de 24 años que quiere ser pastelera y redera; y Martín, uno de los pocos carpinteros de ribera que quedan en el lugar y que defiende con humor la fabricación de barcos de madera, serán otros de los protagonistas de esta entrega.

    Fuente: Leer Artículo Completo